subscribe: Posts | Comments

Chevrolet Malibú un clásico de clásicos

0 comments
Chevrolet Malibú un clásico de clásicos

Cuando un modelo de una marca de automóviles se ha quedado en el imaginario popular y además está por cumplir cincuenta años en el mercado, es un acontecimiento. Esto es lo que pasa con el Chevrolet Malibú.

Tomando su nombre de un sector de las famosas playas de Los Ángeles en California, esta línea Chevy es una de las que más pasión ha despertado entre algunos usuarios de autos.

Justo en una época en donde los Beatles comenzaban a desperdigar su música por todo el mundo empezando por su llegada aplastante a Estados Unidos, y en el que las playas californianas pasaron a ser un icono del placer y de la vida sencilla vivida con cierto glamur, el Chevrolet Malibú también incorporó a su manera su identificación como máquina automovilística.

Fue en 1964 cuando el Chevy Malibú hizo su aparición en las calles de Estados Unidos, y su divulgación fue un tremendo éxito comercial casi desde el principio. Pero lo que más atrajo del Chevy Malibú a muchos usuarios fueron algunas de sus especificaciones técnicas tanto así como la apariencia del vehículo.

En primer lugar, Chevrolet quiso adecuar dos de los conceptos que le reportaron tan buen uso hacía algún tiempo ya con la aparición del Chevrolet Impala y el Chevy II o Novia, e igualmente con el Corvair y el Corvette.

El Chevrolet Malibú supo alcanzar el tamaño ideal con el que rapidamente mucha gente se sintió identificada desde el principio: era claro que podía ser un auto elegante, refulgente si se quiere, pero a la vez su constitución también lo convertía en una perfecta demostración de auto familiar.

Su amplia carrocería, larga y a la vez esbelta, estaba revestida de trazos en las líneas de diseño exterior de una combinación justa de colores. La parte delantera estaba lo suficientemente reforzada con un diseño de faros que incorporaba de manera brillante la doble iluminación.

Además, se conservaron de los autos Impala sobre todo la amplitud del timón, el espacio extenso en la cabina con silletería tipo deluxe, y para quienes el lujo siempre estuvo de por medio, el Chevrolet Malibú incorporaba siempre un precioso diseño de rines para los neumáticos.

Pero además de estas importantes manifestaciones algo “artísticas”, el Chevy Malibú se destacó por su suspensión delantera con muelle helicoidal, lo que lo hacía prácticamente el primer auto de manejo verdaderamente cómodo cuando se trataba de dar un frenazo inesperado o un giro que necesitaba de cierta agilidad y riesgo. Esto es algo que muchos usuarios del Chevrolet Malibú siempre han destacado del mismo.

Por igual, el montaje de la carrocería sobre el bastidor lo convirtió en un auto mucho más seguro y estable, sin que esto le hiciera perder una agilidad y dinamismo inusuales para un auto de su composición estilística.

Ahora que se está acercando la celebración del medio siglo de este clásico de clásicos, la empresa ha anunciado recientemente la aparición de la octava generación de la línea. Pero, sin duda, la del hito fue la de los sesentas.

chevrolet-malibu-un-clasico-de-clasicos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer entrada anterior
Súper venta anticipada del BMW i3

El primer modelo eléctrico de una prestigiosa casa automovilística alemana, el BMW i3, parece que ha despertado algo más que...

Cerrar